Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén. [Efesios 3.20-21]

¿Cómo se verá nuestro ministerio al estar cumpliendo con nuestra Visión de transformar a las personas en seguidores de Cristo? Aquí, quisiéramos compartir nuestros sueños para esta iglesia. Lo que sigue es lo que vemos en el futuro cuando pensamos un nuestra iglesia funcionando a capacidad para cumplir con la Misión que Dios nos ha dado.

        Queremos traer personas a Cristo…

 

Queremos ser evangelistas. Queremos ir a donde están los pecadores inconversos para compartir con ellos el evangelio de nuestro Señor Jesucristo.

Queremos “magnificar la Ley de Dios y engrandecerla” (Isa 42.21) porque es el “ayo” (el ayudante y educador; Gal 3.24) que llevará a los pecadores al arrepentimiento y a la cruz de Cristo Jesús para su salvación por gracia, por medio de la fe.

 

Así que, queremos predicar la cruz de Cristo en donde sea para sembrar la semilla del evangelio en los corazones de los hombres, confiando en que Dios dará el crecimiento a Su tiempo y conforme a Su perfecta voluntad.